El déficit por turismo y consumos en el exterior fue récord en el primer bimestre

El rubro turístico es el que genera la mayor salida de divisas de la economía.

El auge de gastos de argentinos en el exterior se mantuvo firme en el comienzo de 2018, aún cuando el avance del dólar, que se encareció 17% desde desde mediados de diciembre, redujo la ventaja de precios que otros países exhiben frente a la Argentina, aquejada por una inflación anual del 25 por ciento.

Los egresos netos de la cuenta de “Viajes, pasajes y otros pagos con tarjeta” alcanzaron los USD 1.030 millones en febrero, según publicó el Banco Central en su informe sobre operaciones en el Mercado de Cambios y el Balance Cambiario.

De esta forma en el primer bimestre del año, de temporada alta para vacaciones domésticas, el déficit por turismo y consumos en el exterior totalizó USD 2.369 millones, un 9,5% más que en el período enero-febrero del año pasado, cuando alcanzó los 2.163 millones de dólares.

DÉFICIT POR TURISMO Y CONSUMOS EN EL EXTERIOR

En enero de 2018 los egresos netos de la cuenta de “Viajes, pasajes y otros pagos con tarjeta” habían llegado a USD 1.339 millones, récord para un solo mes.

Lo cierto es que las decisiones de viajar al extranjero generalmente se toman con anticipación y muchas veces se contratan en meses precedentes, algo que explica por qué el déficit por turismo creció a pesar de la fuerte devaluación del peso.

Fuente: BCRA.

La autoridad monetaria indicó que en febrero de 2018 el déficit neto de la cuenta de “Viajes, pasajes y otros pagos con tarjeta” registró un incremento interanual de 15%, “explicado por un crecimiento en monto de los egresos por encima del aumento en los ingresos”. En efecto, los ingresos por turismo de extranjeros en nuestro país totalizaron USD 178 millones (+18% interanual), mientras que los egresos por gastos de residentes afuera de Argentina mostraron un total de USD 1.208 millones (+15%).

En 2017 los argentinos importaron más de USD 5.000 millones en bienes comprados al menudeo en el exterior

En el detalle, la entidad precisó que los egresos “en términos netos se dividieron en pagos netos a emisoras de tarjetas por USD 750 millones, egresos netos de aerolíneas y otros transportistas de pasajeros por USD 174 millones, pagos netos de operadores turísticos por USD 105 millones y USD 2 millones de compras netas de billetes de no residentes”.

En este ítem de servicios el Banco Central contabiliza las operaciones de “e-commerce no presencial”, que no implican viajar al exterior aunque sí se trata de consumos en el extranjero. Del total de cancelaciones brutas al exterior por uso de tarjetas, que totalizaron USD 876 millones en febrero, “unos USD 125 millones correspondieron a bienes o servicios pagados por residentes que no estarían vinculados a viajes“, aclaró el informe.

IMPORTACIÓN “HORMIGA”

En base a información provista por compañías de tarjetas, el BCRA calcula que el 60% del total de gastos vinculados a viajes de argentinos al exterior corresponden a servicios contratados para turismo (hotelería, restaurantes, excursiones), “mientras que el 40% restante obedece a compras de bienes, de los cuales el rubro principal es indumentaria, seguido por artículos del hogar y supermercados“.

Esto significa que en 2017 esta importación “fantasma” u “hormiga” alcanzó algo más de USD 5.000 millones, sobre un total de USD 12.662 millones de egresos brutos por viajes y consumos en el exterior. Unos USD 1.300 millones de éstos fueron transacciones de comercio electrónico realizadas desde Argentina, por servicios como suscripciones, o el “puerta a puerta” de bienes vinculados al entretenimiento o informática.

Por eso, el BCRA aclaró que “en los giros que se hacen al exterior para cancelar los saldos con las empresas emisoras de tarjetas internacionales, se incluyen tanto los consumos que efectúan los residentes por viajes al exterior como las compras no presenciales a proveedores del exterior. De forma recíproca, en los ingresos también se incluyen las compras no presenciales que hacen no residentes a proveedores argentinos con el uso de tarjetas”.

GASTOS EN EFECTIVO Y DÓLAR “BLUE”

El Banco Central indicó que a los gastos de argentinos en el exterior “habría que adicionar el uso de billetes atesorados por residentes, cuyas compras se incluyen en la cuenta financiera cambiaria”, unos 1.000 millones de dólares.

La entidad estimó que en 2017 los argentinos gastaron en el exterior unos USD 2.000 millones en efectivo, pero solo la mitad habría sido comprada el mismo año. Este monto es incluido en la estadística cambiaria en la formación de activos externos del sector privado.

SEGUÍ LEYENDO:

Dólar irrisorio: por turismo y autos importados se fueron USD 19.000 millones en 2017

Los argentinos compraron en el exterior por USD 1.300 millones en el exterior a través de e-commerce

En contraposición, el BCRA calcula que los extranjeros que visitaron Argentina en 2017 gastaron en efectivo unos USD 3.500 millones “no captados en la estadística cambiaria”, principalmente por “el cambio de billetes que efectúan en Argentina los no residentes por canales alternativos al mercado de cambios“, como hoteles, agencias u otros circuitos informales, como el del dólar paralelo o “blue”.

Por lo tanto, la entidad que conduce Federico Sturzenegger considera que el balance cambiario es “un buen indicador de lo que los argentinos gastaron viajando, pero se pierde la mayoría de lo que los extranjeros gastaron en el país, en especial por el cambio de moneda en el mercado informal“.

1