Los drones armados de China ya operan en la mayoría de los países de Medio Oriente

El Wing Loong II, uno de los más avanzados drones ofrecidos por China y comprado recientemente por Emiratos Árabes Unidos (AP)

El Wing Loong II, uno de los más avanzados drones ofrecidos por China y comprado recientemente por Emiratos Árabes Unidos (AP)

En los cielos de la ciudad yemení de Hodeida, controlada por los rebeldes hutíes, un drone de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) volaba lentamente y en círculos en abril de 2018 mientras en las calles debajo una camioneta que transportaba al líder chiita Saleh Al Samad se detenía por un momento, a la espera del resto del convoy que la acompañaba.

Segundos después, la camioneta explotó y Al Samad, una figura clave entre la cúpula rebelde, estaba muerto.

El drone que disparó el misil no era uno de los muchos fabricados por Estados Unidos y que la coalición árabe liderada por Arabia Saudita y EAU operan en Yemen en apoyo del gobierno y contra los rebeldes. Es decir, no era una de esas mismas aeronaves no tripuladas que se han convertido en la norma también en Irak y Afganistán.

Este drone, por el contrario, estaba fabricado por China.

El funeral del líder chiita rebelde Saleh al Samad, abatido por un drone chino en Yemen (AP)

El funeral del líder chiita rebelde Saleh al Samad, abatido por un drone chino en Yemen (AP)

En todo el Medio Oriente los países árabes están acudiendo a China para abastecerse de estas armas avanzadas, luego de que la producción estadounidense se viera limitada por las repetidas denuncias de excesivo daño colateral entre las poblaciones civiles

“Al producto chino no le falta tecnología, sólo le faltan mercados”, dijo Song Zhonping, analista militar chino y ex conferenciste de la Universidad de Ingeniería del ejército de su país. “Y las restricciones a las exportaciones que ha impuesto Estado Unidos precisamente dieron a China una gran oportunidad”, agregó.

Con las ventas llega, además, una expansión de la influencia de China en una región donde Estados Unidos mantiene intereses de primer orden, tanto económicos como en materia de seguridad.

“Los chinos se van a aprovechar de la situación. Creo que es menos probable que se vean afectados por las denuncias de bajas civiles” por la operación de sus drones, consideró el especialista del Instituto Estratégico para Estudios Interncionales Douglas Barrie.

China ha vendido drones por un valor de 700 millones de dólares, principalmente a países de Medio oriente (AP)

China ha vendido drones por un valor de 700 millones de dólares, principalmente a países de Medio oriente (AP)

De hecho, en países como Arabia Saudita y EAU, aliados estratégicos de Washington y grandes compradores de armas, los drones chinos conviven y operan en conjunto con los drones estadounidenses

De esta forma Yemen se ha convertido en el centro de pruebas de esta tecnología. Fue allí en 2002 cuando los Estados Unidos por primera vez realizaron un ataque con drones contra militantes de Al Qaeda. Y es ahí donde ahora también los chinos están demostrando sus capacidades en el área.

Uno de los principales drones exportados por China es el Cai-Hong (“Arcoiris”), fabricado por la empresa estatal Corporación China de Ciencia y Tecnología Aeroespacial, que también trabaja con el programa espacial de Beijing.

Los expertos consideran que los Cai-Hong CH-4 y CH-5 son casi equivalentes a los Predator y Reaper ofrecidos por la empresa estadounidense General Atomics, pero mucho más baratos. Aunque no alcanzan la sofisticación de sus pares occidentales, los productos chinos compensan con un costo inferior a la mitad y una efectividad suficiente.

El ministro de Defensa de Irak, Khaled al Obeidi, inspecciona un drone de fabricación china usado por la fuerza aérea iraquí en su lucha contra el ISIS (AP)

El ministro de Defensa de Irak, Khaled al Obeidi, inspecciona un drone de fabricación china usado por la fuerza aérea iraquí en su lucha contra el ISIS (AP)

No alcanzan, sin embargo, para acercarse a drones estadounidenses más avanzados como el Stingray fabricado por Boeing, según han reconocido los propios chinos.

Pero en los modelos más básicos, al precio competitivo se suma a otro factor importante: a los chinos les importa mucho menos cómo y contra quien serán usados sus drones, lo cual atrae a los gobiernos de Medio Oriente.

De hecho el crecimiento en el número de muertes civiles producidas por ataques con drones generó una ola de críticas en los Estados Unidos, lo que forzó a Washington a imponer restricciones más severas en la venta de estos equipos. En la actualidad los pedidos de compra deben ser aprobados primero por el gobierno.

Según la America Foundation, ubicada en Washington, en la última década han muerto 2.581 combatientes y 116 civiles en 473 ataques con drones efectuados por Estados Unidos, sólo en Pakistán, Yemen, Somalia y Libia. No se tienen datos ciertos de las muertes incurridas en Siria, Irak y Afganistán.

Los expertos consideran que los drones chinos son equivalentes a los modelos estadounidenses, pero más baratos. En la foto un General Atomics MQ-9 Reaper

Los expertos consideran que los drones chinos son equivalentes a los modelos estadounidenses, pero más baratos. En la foto un General Atomics MQ-9 Reaper

China, el gran exportador de armas

Desde el 2014 China ha vendido unos 30 CH-4 en países como Arabia Saudita, EAU, Irak, Jordania, Yemen y Egipto, así como también en Nigeria y Pakistán. Un negocio que asciende a 700 millones de dólares, según cifras de la compañía.

El año pasado comenzaron las ventas del más moderno Wing Loong II a EAU, similar al Reaper estadounidense.

Durante el mandato del actual presidente de China, Xi Jinping, el país ha aumentado su gasto militar pero también sus exportaciones de armas a diferentes países.

Aún se encuentra por detrás de los grandes actores globales, como Estados Unidos, Rusia, Francia y Alemania, pero se les está acercando y en la última década las exportaciones aumentaron un 38%, de acuerdo al Instituto de Investigación Internacional de Estocolmo (SIPRI).

Jon Gambrell y Gerry Shih – AP

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

China relanzó las Nuevas Rutas de la Seda y busca mayor influencia mundial en medio de las tensiones con Corea del Norte

Los campos de concentración de China

Quema de biblias, cierre de iglesias y documentos de renuncia a la fe: aumenta la represión a los cristianos en China

1